EL EXITO DE LO NATURAL
UN CAMINO MAS NATURAL Y MAS HUMANO
... Bienvenidos ...

(((((SEÑAL EN VIVO)))))




La medicina natural es un tipo de medicina alternativa que utiliza remedios naturales o tradicionales. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el término se refiere tanto a los sistemas de medicina tradicional como a la medicina indígena.

Aunque la medicina natural se considera una alternativa a la medicina convencional, muchos preparados naturales usados en la medicina natural contienen las mismas moléculas activas o fármacos que en la medicina convencional, pero cuya fuente proviene de plantas en lugar de productos sintéticos.

El término medicina alternativa designa de forma amplia los métodos y prácticas usados en lugar, o como complemento, de los tratamientos médicos convencionales para curar enfermedades. El alcance preciso de la medicina alternativa es objeto de cierto debate y depende en buena medida de lo que se entienda por “medicina convencional”.

El debate sobre la medicina alternativa se complica aún más por la diversidad de tratamientos que entran en la categoría de “alternativos”. Éstos incluyen prácticas que incorporan fundamentos espirituales, metafísicos o religiosos, así como tradiciones médicas no occidentales, enfoques de la curación recién desarrollados y varios otros. Los partidarios de un tipo de medicina alternativa pueden rechazar otros.
 
Definiciones
Los detractores de la medicina alternativa pueden definirla también como “diagnósticos, tratamientos o terapias que pueden dispensar personas que no están legalmente autorizadas para diagnosticar y tratar enfermedades”, aunque algunos médicos encuentran valor en el uso de terapias como “medicina complementaria”.

Buena parte de la comunidad científica define la medicina alternativa como cualquier tratamiento cuya eficacia y seguridad no han sido comprobadas mediante estudios controlados y contrastados. Esta forma de definición gira sobre cuestiones de eficacia y seguridad.

Es por tanto posible para un método dado cambiar de categoría en ambos sentidos según se aumenta el conocimiento sobre su eficacia o ineficacia.

Apoyos a la medicina alternativa
Los partidarios de la medicina alternativa sostienen que las terapias alternativas suelen proporcionar al público servicios no disponibles en la medicina convencional. Este argumento cubre diversas áreas, como la participación activa del paciente, métodos alternativos para el manejo del dolor, métodos terapéuticos que apoyan el modelo biopsicosocial de la salud, remedios para preocupaciones sanitarias específicas, servicios de reducción de estrés, otros servicios sanitarios preventivos que no son típicamente parte de la medicina convencional, y cuidados paliativos de la medicina complementaria, que son practicados por centros mundialmente renombrados.

Eficacia
Los partidarios de la medicina alternativa sostienen que sus métodos son eficaces en el tratamiento de muchas dolencias leves y graves, y sostienen que hay investigaciones que demuestran la eficacia de tratamientos alternativos específicos
.
También sostienen que ésta puede proporcionar beneficios a la salud mediante la participación activa del paciente, ofreciendo más opciones al público, incluidos tratamientos que simplemente no están disponibles en la medicina convencional.
 
Menor riesgo cuando se usa como complemento de la medicina convencional
Una importante objeción a la medicina alternativa es que se practica en lugar de los tratamientos médicos convencionales. Siempre que los tratamientos alternativos se usen junto con los tratamientos médicos convencionales, la mayoría de los médicos hallan la mayor parte de la medicina complementaria aceptable.

Los pacientes deben informar siempre a sus médicos de que están usando medicina alternativa. Algunos pacientes no lo hacen temiendo que esto dañe la relación con su médico, porque algunos tratamientos alternativos pueden interferir con los tratamientos tradicionales.

Un ejemplo es la combinación de quimioterapia y la toma de altas dosis de vitamina C, que puede dañar gravemente los riñones.

El problema de la interferencia entre la medicina alternativa y la convencional se minimiza cuando sólo se recurre a la primera tras agotar todas las posibilidades de la segunda. Muchos pacientes creen que la medicina alternativa puede ayudar a sobrellevar enfermedades crónicas para las que la medicina convencional no ofrece cura sino sólo cuidados paliativos.

Se está haciendo más común que el propio médico sugiera a sus pacientes alternativas cuando no puede ofrecer un tratamiento.
 
Críticas a la medicina alternativa
Las críticas dirigidas a la medicina alternativa van desde las bastante leves (el tratamiento convencional se cree más efectivo en un área particular) hasta la incompatibilidad con las leyes conocidas de la física (por ejemplo, en la homeopatía).

Los críticos de la medicina alternativa están de acuerdo con sus partidarios en que la gente debe ser libre de elegir qué método de asistencia sanitaria desean, pero estipulan que debe ser informada sobre la seguridad y eficacia del método que elijan.

La gente que elige la medicina alternativa puede pensar que están escogiendo una medicina segura y eficaz cuando puede que sólo obtengan remedios de curandero.

Los partidarios de la medicina alternativa rechazan las críticas por estar basadas en prejuicios, intereses económicos o ignorancia. Los opositores a muchas formas de medicina alternativa rechazar buena parta de las “pruebas” a favor por estar basadas en prejuicios, intereses económicos o ignorancia de los practicantes y partidarios.

Retraso en la búsqueda de tratamiento médico convencional
Los críticos afirma que aquellos que han tenido éxito con una terapia alternativa para una enfermedad leve pueden ser convencidos de su eficacia y persuadidos para extrapolar dicho éxito a alguna otra terapia alternativa para una enfermedad más seria y potencialmente fatal.
Por esta razón, sostienen que las terapias que confían en el efecto placebo para definir su éxito son muy peligrosas.

Problemas de regulación
Los críticos afirman que algunas ramas de la medicina alternativa no están a menudo adecuadamente reguladas en algunos países en cuanto a identificar quiénes las ejercen o saber qué formación o experiencia deben poseer.
Los críticos arguyen que la regulación gubernamental de una terapia alternativa concreta no exige que dicha terapia sea eficaz.