EL EXITO DE LO NATURAL
UN CAMINO MAS NATURAL Y MAS HUMANO
... Bienvenidos ...

(((((SEÑAL EN VIVO)))))




La fitoterapia (del griego fyton=planta, vegetal y therapeia=terapia), es la ciencia que usa los extractos que contienen los principios activos contenidos en los distintos tejidos vegetales, o sus derivados.

Para combatir patologías crónicas o agudas, para prevenirlas o bien para conservar un buen estado de salud.

Se encuentra entre las terapias más sencillas y más antiguas,la medicina moderna utiliza el conocimiento de las prácticas herbales primitivas: gran parte de los fármacos actuales contienen extractos sintéticos y esencias de hierbas y plantas. Los principios activos de muchas plantas son utilizados como ingredientes básicos en la formulación de fármacos químicos.

Los principios activos son sustancias que se encuentran en las distintas partes u órganos de las plantas y que alteran o modifican el funcionamiento de órganos y sistemas del cuerpo humano y animal.

La investigación científica  ha permitido descubrir una variada gama de principios activos, de los cuales los más importantes desde el punto de vista de la salud, son los aceites esenciales, los alcaloides, los glucósidos o heterósidos, los mucílagos y gomas, y los taninos.

Existen en las plantas otros principios activos relevantes denominados nutrientes esenciales, como las vitaminas, minerales, aminoácidos, carbohidratos y fibras, azúcares diversos, ácidos orgánicos, lípidos y los antibióticos.

El conocimiento de las propiedades terapéuticas de las plantas actualmente son resultado de importantes investigaciones clínicas y ponen de manifiesto numerosos efectos benéficos, muchos de ellos ya conocidos por culturas milenarias, utiliza los principios contenidos en las distintas partes de la planta con acción beneficiosa para una dolencia determinada para la preparación de extractos. Se incluyen como material o “droga vegetal” a plantas terrestres y también a las algas.

Historia de la Fitoterapia
Prácticamente todas las culturas tienen tradición en utilizar las plantas para elaborar remedios, utilizando las flores y vegetación de su entorno.
Los herboristas en el pasado eran tratantes y recolectores de hierbas; conocidos como terapeutas florales o fitoterapeutas.

Gran parte de la medicina moderna se respalda en las prácticas primitivas a base de plantas y hierbas,la medicina herbal está ligada a la historia de la humanidad, hemos aprendido empíricamente a base de pruebas ensayo-error y  con la observación de los animales. Todas las culturas han venido utilizando el poder de la plantas como remedio a sus enfermedades comunes.
 
 Hipócrates, médico griego del s. III a.C., considerado el padre de la medicina.
Ya en el 3.000 a.c., los egipcios recopilaron el primer listado de plantas medicinales y sus propiedades. Más tarde, los griegos, que consideraban el poder curativo de las plantas un regalo de los dioses, adaptaron el legado de los egipcios.

Los romanos, caracterizados por sus intercambios intercontinentales, trajeron hierbas de Europa del Norte y así el herbalismo empezó a fraguarse con aportaciones e influencias entre culturas.
 
En la Edad Media, el saber popular de las plantas medicinales giraba alrededor de mitos y supersticiones, pero bajo estos subyacía un conocimiento cada vez más profundo del funcionamiento del cuerpo humano, sus órganos y de la acción de las hierbas sobre el mismo.

 
Santa Hildegarda de Bingen
fue una de las mujeres más extraordinarias de la Edad Media
Entre 1151-1158 escribió su obra de medicina bajo un único título: Liber subtilitatum diversarum naturarum creaturarum (Libro sobre las propiedades naturales de las cosas creadas). En el siglo XIII fue dividido en dos textos. Physica (Historia Natural), también conocido como Liber simplicis medicinae (Libro de la Medicina Sencilla), y Causae et Curae (Problemas y Remedios), también conocido como Liber compositae medicinae (Libro de Medicina Compleja). as?  Pero el día 10 de Mayo de 2012 ha sido oficialmente proclamada santa por el Papa Benedicto XVI, extendiendo su culto litúrgico a la Iglesia universal.
 
 

La invención de la imprenta de tipos móviles, hacia 1450 por el alemán Johannes Gutenberg contribuyó de manera esencial a la difusión de las nuevas ideas,el conocimiento de las plantas medicinales aumentó y fue posible una gran difusión de lo que se sabía hasta ese momento. Floreció el herbalismo, en ese momento coexistiendo desde ese momento y durante siglos con la medicina ortodoxa.

Los primeros estudios farmacológicos hicieron mucho daño al herbolismo y a la labor que los herboristas habían realizado hasta el momento, fomentaban la creencia de que los productos sintetizados eran más efectivos que las propias plantas.

Argumentaban que las plantas poseían un alto potencial tóxico al que había que temer,actualmente, la creciente preocupación acerca de los efectos secundarios de los medicamentos, junto con una voluntad determinante de volver a nuestros orígenes y a lo que es natural, ha significado una vuelta a la fitoterapia como medicina natural,amedida que se avanza en la investigación sobre los principios activos de las plantas, se está reconociendo el valor de gran número de antiguos tratamientos que están volviendo a ser utilizados por su eficacia e inocuidad.

Tratamientos con Fitoterapia
 Las afecciones en las que frecuentemente se utiliza el poder de las plantas para tratarlas son: alergias,ansiedad,artritis,cefaleas,infecciones renales y urinarias,insomnio,hiper o hipotensión arterial,problemas cutáneos,problemas digestivos,trastornos menstruales etc.

Precauciones y contraindicaciones de la Fitoterapia
 La medicina herbal tiene un grado de seguridad mucho mayor que los fármacos en la mayoría de las personas, sea cual sea su condición y dolencia; incluyendo niños, embarazadas y personas mayores.

Sin embargo, las plantas medicinales son poderosos instrumentos de curación y algunas de ellas son tóxicas si se consumen en altas dosis. Es necesario tener la prescripción médica o de un herborista, especialmente si se deben administrar a personas sensibles;en caso de seguir un tratamiento convencional y fitoterapéutico a la vez, es necesario consultar con el médico.